Aplicaciones de control parental: ¿sí o no?

29 de abril 2022

La respuesta va a depender de la edad, la personalidad y el grado de madurez de chicos y chicas, entre otros factores.

Lo que siempre tenés que tener en cuenta: acompañalos a desarrollar un criterio propio para discernir entre los contenidos que son adecuados para ellos/as y los que no.

Mirá la infografía

Recomendaciones para cada etapa:

Primera infancia (1 a 6 años)

  • Conviene usarlas para bloquear ciertas áreas del dispositivo y evitar compras y descargas no deseadas. Esto permite que los y las más peques usen aplicaciones adecuadas para su edad. 

Niñez (de 7 a 13 años): 

  • Te recomendamos acompañar su uso con conversaciones que ayuden a chicos y chicas a generar un criterio propio para elegir los contenidos a ver.
  • Desaconsejamos las apps que incluyen altos niveles de control, como ubicación y reportes de acceso.

Adolescencia (mayores de 13 años)

  • A esta edad necesitan autonomía y desarrollar el pensamiento crítico sobre lo que consumen y lo que producen. 
  • Esto se logra con acompañamiento familiar y educación en el uso responsable de medios digitales desde la primera infancia.


¿Qué tipos de apps existen?

Espías

Ofrecen informes en tiempo real de las actividades con control de mensajes de textos, llamadas y seguimiento de la ubicación. Son altamente invasivas de la privacidad.

Ejemplos: Qustodio, Norton Family, Kaspersky Safe Kids, Secure Kids.

Tiempo en pantalla

Timers o avisos desde el celular de la persona adulta para limitar el tiempo de exposición. Ejemplos: Screen Time. 

Límites de acceso

Limitan el uso de determinadas aplicaciones. Bloquean el acceso a compras y conexiones a Internet. Ejemplos: Kids Place, Kids Shell. 

Primeras configuraciones

Tanto Android como iOS ofrecen un control parental con diferentes filtros en sus menúes de configuración, aunque esta opción puede ser fácilmente desactivada por los usuarios. 


Si vas a instalar una app de control parental tené en cuenta:

  1. No instalarla a espaldas de los chicos/as, siempre hablar sobre lo que estamos haciendo y el porqué.
  2. Acordar con ellas/os algunas pautas sobre el acceso a ciertos sitios, para reforzar los servicios de las apps y construir confianza.
  3. Reflexionar juntos el porqué de ciertas prohibiciones: si lo entienden, no buscarán otros espacios más liberados.
  4. Protección no es sinónimo de espionaje: respetar su privacidad es fundamental para una sana relación basada en la confianza.